miércoles, 26 de agosto de 2015

Un beso de Mamá Naturaleza


Hace unos días, caminando por las sendas del monte Montgo encontré este rostro.
¿Lo veis? Está a la izquierda del camino, entre la vegetación.
Voy a acostar la imagen para ver si lo veis así:


¿Veis el rostro ahora?
Está mirando para arriba, hacia el cielo.

Lo enmarco para que podais apreciar su silueta:


¿Lo veis ahora?

¿Podeis apreciar los detalles de su cara?


¿Veis sus ojos, nariz y boca?

Si lo ves de cerca de aprecia menos, igual que un cuadro del estilo impresionista, parece incluso un cuadro de Van Gogh. 

Pero si lo ves de lejos se ve mejor la imagen del rostro con unos labios prominentes.


Remarco los detalles para indicar su localización:


En base a esta indicación... ¿Podeis hallar ahora los ojos, la nariz y la boca en la imagen original?

Añado color a la imagen, solo en tono de transparencia y no de deformación,  para hacer mas visible el rostro:


Añado tonos del color de la piel:


Doy brillo y contraste a la imagen original:


La giro:


Se sigue viendo el rostro, que parece ser el de una mujer.




Un rostro de madre.


Transmitiendo un beso para sus hijos.



¡Un beso de Mamá Naturaleza!

Entre las piedras del camino se ve una cara muy parecida a la anterior


Es del mismo tamaño, la misma nariz chata y redondeada, los mismos ojos grandes, los mismos labios anchos y en posición de dar un beso.



Esta es demasaida casualidad para que sea un simple producto de la paraedolia y no se trate de la ciencia caratómica mostrando dos caras de un mismo personaje o dos personajes da una misma raza, tal vez iberos ¨prehistoricos¨,  indigenas del Montgó en un pasado lejano, o atlantes, o ¿Quien sabe?... tal vez sean dos personajes de esa antigua civilizacion humana que vivieron hace mucho mas tiempo, que unió el mundo en un solo pueblo y que construian piramides. 


 Sean quienes sean se manifiestan claramente mostrandonos sus rostros, diciendonos que existieron tal vez en un pasado lejano, que no debemos de olvidarnos de su historia, que es la nuestra, la de nuestros antepasados, que fueron posiblemente ellos, y que la caratomia nos recuerda en cada piedra, en cada nube, en cada ramo de vegetación, en cada pedazo de tierra, en donde ellos tambien vivieron, y en donde todavia están sus espiritus, evolucionados a un alto nivel desde el que dirigen nuestra naturaleza, nuestras piedras, nuestras nubes, nuestros veranos, nuestras primaveras e inviernos, nuestros otoños, nuestras lluvias, nuestra Luna, nuestro Sol, el giro de nuestra Tierra, nuestras estrellas, nuestro universo, de cuyo halleramiento son participes como los mismos creadores que junto a nosotros lo son, aunque ellos en estado mas consciente de ello que nosotros, desde una consciencia que nos quieren transmitir para como padres nuestros ayudarnos a evolucionar en la nuestra, recordandonos esto a través de todas las cosas y detalles, como este que la caratomia nos muestra y a traves del que sus caras se reflejan en el mundo que nos rodea, en las plantas, las nubes, las rocas,.. y en nuestros corazones, para decirnos: ¨... Éh hijos, aqui estamos siempre con vosotros, no os preocupeis, somos vuestro padre y vuestra madre y estamos aqui para guiaros, confiad en nosotros, ser vosotros mismos, estar Ahí...¨


Tal vez se traten de una pareja de enamorados cuyos besos tomaron distintas direcciones o se encontraron un dia de Luna Llena de nuestro pasado lejano aqui mismo, en la ladera del monte Montgó, en donde sus caras se quedaron grabadas, por las fuertes emociones del momento que vivieron y para contarnos que ellos existieron,...  que siguen existiendo y están aqui con nosotros, acompañandonos en cada lugar, en cada camino, en cada acción, para protegernos, como un padre y una madre.

Como se puede apreciar sus caras se ven no solo en la imagen en donde las he remarcado sino tambien en la imagen original.



Fernando Ortolá


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Conclusiones y opiniones de los lectores: