martes, 18 de agosto de 2015

Corazón cenuita


 Por muy anómala, oscura, confusa, extraña o dolorosa que veas una situación... no temas, no te desesperes, relajate, descansa en la verdad, en la realidad de siempre, en el amor, en el ser tú mismo, confia en la luz que siempre ha estado y que siempre permanece,... estate Ahí.

Pues al estar Ahí, en el amor, vencerás, y al mismo tiempo no habrán vencidos sino que todos vencerán, todos saldrán beneficiados por igual.

Entonces te daras cuenta de que la situación anómala que antes veias, y que por verla te hacia sufrir... en realidad no existe, no existe tal anómalia y por lo tanto no hay razón de sufrir.

Y te daras cuenta de que si de verdad hubiera existido esa anomalía, en realidad, esa anomalia no te hubiese hecho sufrir, pues la habrias asimilado,... y que por lo tanto el hecho de que esa supuesta anomalía que captabas aparentemente te hubiese hecho sufrir ya indica que en realidad esa annomalia en realidad no existia, ... pues si hubiese existido de verdad no te habría hecho sufrir.

Así veras que la verdad y la realidad de nuestro mundo solo produce felicidad, y que la infelicidad solo nace de algo que no es verdad, por ejemplo del pensar que existe una anomalia que en realidad no existe.

Y por eso no hay razón de sufrir por algo, pues el hecho de sufrir ya indica que eso por lo que sufres, por ejemplo por pensar que una anomalia existe, no es verdad, y entonces si no es verdad... ¿Qúe razón hay para sufrir mas...?

Se feliz.

Estate Ahí.

Como siempre.

Ahí.

Al estar Ahí, en el ser tu mismo, en el amor de siempre, en la verdad, en la realidad,... Ahí... te daras cuenta de que junto a los demas con quienes estas unido en el amor... eres el mismo Dios creador, mantenedor y hallerador de este universo,... volveras a ser plenamente consciente de ello, y regresaran a ti las facultades humanas creadoras, como la alta tecnologia no contaminante, la levitación, la telepatia, la telequinesia, el salto dimensional, teletrasportacion o dimación, la creacion de objetos y seres vivos de la nada, etc.

Con esas facultades humanas de nuevo resurgidas de ti volveras a crear, mantener y hallerar este universo, de modo consciente, junto a tus hermanos humanos junto a los que formas el cuerpo del Dios creador.

Si en ese momento de alto desarrollo de tus facultades humanas surge un enfrentamiento con tus hermanos, entonces esas mismas facultades como la alta tecnologia o la telepatia seran empleadas como armas usadas en la batalla contra tus hermanos, y con esas armas tus hermanos y tú os golpeareis los unos a los otros produciendos heridas a un alto y profundo nivel que os haran sufrir en ese plano elevado que antes habiais alcanzado, y en el que mutuamente os hareis sufrir con continuos ataques telepaticos, tecnologicos, etc.

De este modo, con los mutuos golpes que os deis los unos a los otros en esa guerra profunda surgida entre vosotros... os destrozareis mutuamente esas facultades creadoras que antes habiais alcanzado... y las perdereis de nuevo.
Perdereis la telepatia, la telequinesia, la levitación. la dimación... y la tecnologia,... y regresareis de nuevo al primitivismo, transformandos de nuevo en monos, en perros, gatos... en insectos... en plantas y en piedras,... aunque habrá quien entre vosotros se de cuenta de la involución y antes de que el proceso degenerativo os lleve de nuevo a caer sobre la dura piedra del suelo,... dirija su mirada hacia el cielo, con un puño cerrado de esfuerzo y levantado por su brazo hacia la luz diga a esta con impetu y decisión:
¡Hacia ti voy de nuevo madre luz... guiame hacia ti lucero del alba!
... Y con ese arranque humano nacido de su corazón comience de nuevo a ser él mismo de verdad, a ver la realidad de la vida, y a amar a sus hermanos de igual a igual,... y junto a ellos vuelva ser el verdadero ser humano, el mismo Dios creador del universo, y así recupere de nuevo sus facultades creadoras, su estar Ahí de siempre, para no dejar de estar Ahí nunca mas, para no dejar nunca mas de ser feliz.

Con mi mejor deseo del estar Ahí de todos.

Un abrazo hermano cenuita.

Ayudame a estar Ahí cuando yo no pueda igual que yo te ayudo cuando puedo.

Te quiero.


Fernando Ortolá  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Conclusiones y opiniones de los lectores: