Páginas

martes, 15 de marzo de 2022

Todo lo que necesitas es estar Ahí






Los lobos bailarán con las 
mariposas en el despertar de los tiempos.
El machista también detiene la mente de su novia al pedirle que no piense en nadie más que en el.
Pues a veces el exceso de tener muchas buenas actividades a la vez puede pone nervioso y producir intranquilidad y la orden jerárquica y machista de elegir una sola cosa tranquiliza, relaja a la mente demasiado excitada con muchas actividades bonitas al mismo tiempo.
Pero hoy en el periodo Ki en el que estamos produce más intranquilidad no tener muchos recursos que tenerlos pues la humanidad ya es adulta.
En el pasado periodo de Ko cuando la humanidad era una niña eso mismo funcionaba al revés., la imposición jerarquica calmando la mente y reduciendo las cosas buenas a una sola impuesta... relajaba.


La enfermedad se produce por quedar atrapado en la dualidad mental bélica.
La tercera opción nos libera de ello. Para obtenerla hay que practicar la actual doctrina de ki la cual esta escrita en el corazón de todo ser viviente Ahí la encontraréis por vosotros mismos si os paráis un poco a observar.


Hay que aceptar el gran Fes (la oscuridad, el problema,...la realudad) y reconocer al otro (al projimo, la igualdad con él, la verdad que también está en él)
Lo cual es decir lo mismo que hay que confiar en el amor, pues es el amor el que nos lleva a aceptar el gran Fes y a reconocer al otro.
Confiar en el amor es lo mismo que confiar en el Padre universal, lo cual es lo mismo que estar Ahí que es ser tu mismo.
Así que simplemente siendo tu mismo ya cumples con todo ello.
Al ser tu mismo (al estar Ahí...) se acepta siempre la oscuridad (se reconoce la realidad...) y se confía en el amor, en que el amor llenará la oscuridad para que esta desaparezca, tal como el amor hace siempre.
Por lo que no queda más que estar Ahí como siempre, Ahí.


Ante todos siempre hay una oscuridad (el problema, la dificultad...) y una luz hacia la que debemos de ir para que esta elimine la oscuridad.
Estar Ahí es apartarte de la oscuridad e ir hacia la luz confiando en esta.
Se está Ahí siendo uno mismo, pues al ser uno mismo ya nos alejamos por nosotros mismos de la oscuridad y confiamos en la luz hacia la que vamos para que la luz (el amor, el Padre universal) elimine la oscuridad , tal como hace siempre.
La oscuridad y la luz siempre están ante ti y el estar Ahí es alejarte de la oscuridad e ir hacia la luz confiando en que esta eliminará la oscuridad, tal como la luz hace siempre.
Estas frases (aunque a veces sean un poco repetitivas) y la vibracion que hay en ellas me ha llevado a mí muchas veces a sentir el éxtasis del Ahí del cual puedo decir que es lo más maravilloso que se pueda sentir.
Se que puedo transmitir esa vibracion para que cada uno la encienda también en si mismo y por si mismo. Se trata de ir resumiendo todo (la sintesis cenuitica) hasta darte cuenta que el resumen de todo te lleva a la palabra amor en la cual todo se resume.
Pero no se queda todo solo en la palabra amor, si no que a partir de eso hay que ir más lejos.
Si todo se resume en la palabra amor eso muestra que hay que estar en el amor, y eso implica confiar en el amor, el cual es un ser vivo que nos crea, nos conduce y nos realiza.
Lo cual indica que el amor es el Padre universal en el cual hay que confiar y que se sigue siendo uno mismo lo cual es ser tal como El nos ha hecho.
Y eso, el ser uno mismo, es seguir al amor, al Padre universal, al cual se sigue de corazón, es decir, sintiendo que El esta ante ti, y a la vez que lo sientes estar en El. Eso es el estar Ahí. En el que siempre está Ahí, en el Padre universal.
Estar Ahi no es difícil porque el Padre universal siempre está ante cada ser dándole la posibilidad de estar en El.


Un abrazo.


Fernando Ortolá






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Conclusiones y opiniones de los lectores: