martes, 21 de marzo de 2017

Un saludo del Gran Ojo


 A principios de Diciembre del 2016, en una de las subidas al monte Montgó de Denia, tuve unas visiones al dirigir mi vista hacia el Sol con los ojos cerrados.

Vi un ojo con rayos alrededor. El ojo se movía, se acercaba y se alejaba. En los momentos de mayor proximidad pude ver como el iris del ojo se desplazaba de izquierda a derecha. También vi como unos pequeños ojos descendían hacia abajo danzando a un lado y al otro del eje de la esfera solar cuyo resplandor rojizo se transparentaba a través de mis parpados cerrados.

En su dia escribí acerca de esto, y se puede ver en el siquiente link:

http://cenuitica.blogspot.nl/2016/12/el-gran-ojo-de-la-vision-plena.html

En el texto de otras entradas anteriores a esta indicada tambien me he referido a la misma visión del ojo.

Hacia el final de este Febrero pasado he estado de nuevo en Denia y arriba del Montgó se ha vuelto a repetir la misma experiencia.
He visto el ojo, aunque está vez con otros movimientos que ofrecian nueva información interpretativa.

La vivencia de ese dia se compone de 3 visiones:

Primera visión

Al llegar a ese lugar de las piedras grandes y planas hicimos un alto en el camino.
Esta vez no habian nubes y disponiamos de todo el hemisferio azul celeste con el Sol desplazandose por él sin nada que se interpusiera entre nosotros y su luz.

Aunque soplaba un ligero y frio aire invernal me quite la ropa de cintura para arriba y me situe de pie para dirigir mi cara hacia el Sol con los ojos cerrados, igual que la vez anterior.

El calor del Sol disipó el temblor de mi cuerpo por la no tan alta temperatura, haciendome sentir su abrazo paternal. Me serené, y despues de unos instantes de concentración volió a aparecer el ojo ante mi.
Alli estaba de nuevo con su mirada dulce y humana, rodeado de los rayos de luz, mirandome con una enorme paz.
Todo el ojo se movia ligeramente de un lado a otro, arrastrando detras a sus rayos que se movian con él como si fuesen una larga cabellera.

De pronto el ojo se acercó a mi y vi su iris que junto con su pupila se movian de izquierda a derecha y de derecha a izquierda, una y otra vez, observandolo todo.
Sus movimientos esta vez iban acompasados con mi respiración.
El iris desapareció quedándose solo la silueta ovalada del ojo.
Vi diminutos objetos luminicos y otros mas oscuros de distintas formas que se desplazaban por la horizontal, a un lado y al otro del ojo y entrando y saliendo de este.
Sus movimientos tambien iban acompasados con mi respiración.
En ese momento el ojo transformado en silueta tenia el aspecto de un Sol ovalado con objetos entrando y saliendo de él, a la vez que saltaban por encima y abajo del horizonte como impulsados por una radiante efervescencia luminica
Daba la sensación de que cuando esos objetos con sus piruetas atravesaban la linea de la silueta de ese Ojo-Sol cambiaban de dimensión, de plano, de mundo, dando un salto dimensional que se efectuaba en ese momento de paso.
Todos esos objetos, al igual que el iris del ojo se movian tan solo por la linea horizontal o muy proximos a esta, y estaban acompasados con mi respiración, como si al mirar el ojo todo mi ser descendiese a la eliptica del sistema solar y de las dos dimensiones del suelo horizontal... y todos mis movimientos fisicos de 3 dimensiones basicas se transformasen en movimientos de las dos dimensiones de la eliptica, he incluso de la primera dimension del desplazamiento del punto.
La visión me transladaba hacia la eliptica.
A continuación vi un objeto que parecia ser triangular con una reluciente punta de brillo metalico dirigida hacia arriba.
 El resto del objeto permanecia en sombras, pero se podia ver su forma. Los lados del triangulo que se dirigian hacia la punta iluminada de arriba parecian ligeramente cóncavos, hundidos hacia dentro. entre las sombras, y en la parte central de esa forma que parecia ser triangular se veia el ojo con su iris que se habia transformado en un circulo situado en la parte de abajo de ese objeto. las otras dos puntas del objeto parecian abrirse y difuminarse entre tonos oscuros, perdiendo su consistencia.
Pero el objeto triangular con brillo metalico y aire artificial se dejaba notar.

El objeto se transformó en una gran doble piramide, con el vértice de una piramide hacia arriba y el vertice de la otra hacia abajo.
La piramide de abajo, invertida, tenia tonos mas oscuros y su silueta triangular era convexa, hacia afuera, dando una forma casi semi-esferica a la piramide de abajo, y la piramide de arriba era de tonos mas claros, iluminada tenuemente, y tenia sus lados concavos, ligeramente hundidos hacia adentro.

La gran doble piramide ocupaba un gran espacio de mi visión central y permanecia estatica sin moverse.

Despues aparecieron dos ojos iguales que el ojo que habia visto al pricipio de esta visión y en la visión anterior.
 Estaban situados como los dos ojos de una cara, uno al lado del otro. Cada uno con sus respectivos rayos de luz alrededor.
 Los dos ojos se movian juntos horizontalmente de izquierda a derecha, una y otra vez. Los rayos luminicos inferiores de ambos ojos llegaban a la superficie de un suelo que era comun para los dos, sobre el cual estos caminaban con sus respectivos rayos de luz inferiores que parecian largas piernas, con las que los dos ojos caminaban sobre un mismo mundo, al mismo tiempo que oscilaban de izquierda a derecha y derecha a izquierda como si estuviesen bailando mientras caminaban.

Despues los dos ojos se trasformaron en dos dobles piramides que tenian el mismo aspecto que la donle piramide grande que habia visto antes.

Las 2 dobles piramide empezaron a moverse juntas, de derecha a izquierda y de izquierda a derecha, igual que habian hecho los ojos, volaban sobre un mismo suelo.

Mas tarde esas dos dobles piramides se transformaron en los dos ojos de un ser joven y sonriente, que me hizo sentir que él era quien estaba entablando contacto telepatico conmigo a traves de esas visiones.

Su cara era muy pueril, parecia incluso una niña de corta edad. Lo que mas caracterizaba su rostro eran sus dos grandes ojos alargados y ligeramente inclinados hacia atras. Al verla comprendi que la alegria que mostraba se debia a que ese experimento funcionase y estaba entusiasmada por ello, pues habia conseguido establecer contacto telepatico conmigo, con un ser de una dimensión inferior a la dimensión superior en donde posiblemente ella vive con su familia.
Sus facciones eran claras y su cabello dorado, rizado y recogido hacia atras.

Debajo de este ser joven vi otro rostro de una persona mas adulta, una mujer, como si se tratase de su madre, preocupada por el contacto que su hija estaba estableciendo conmigo,... como si eso fuese a ser la perdicion de ella, ya que los humanos de la Tierra somos supuestamente gente dificil.

Es como si la hija le dijese a su madre:

¡Voy a soluionar los problemas del planeta Tierra.

Y la madre al oir esas palabras se preocupase,y pensase:

¡Pobre hija mia... no sabe donde se mete, le falta experencia en la vida!

Al mismo tiempo su madre se estaba mostrando ante mi, para decirme que esa era su hija, que nos ha escuchado y esta ilusionada en solucinar los problemas de la Tierra,... y que la tratemos bien, que no hagamos con ella lo que hicimos con algunos maestros del pasado.

De todos modos dudo en si era una niña o un niño, y dudo tambien si el otro personaje era su madre o su padre, no lo se, de todos modos las facciones de ambos eran suaves, llenas de intensas emociones de afecto, tanto uno como otro, la figura paternal con cierto aspecto de preocupación, y el joven totalmente entusiasmado, sonriente y sin ninguna apariencia de temor, pero a la vez tampoco tenia el aspecto de ser un heroe, o salvador épico, sino todo lo contrario, un rostro sensible, infantil, inocente y sonriente.

El padre claramente preocupado de que el hijo con su ilusión se metiera en lios.

Se que Kinomi tambien es un ser de aspecto y voz muy joven. Aún no le he preguntado si ese rostro infantil era el suyo. En cuanto pueda se lo preguntaré.

No sé el tiempo que estuve de pie sobre la roca mirando al Sol con ojos cerrados y teniendo estas visiones.
Me incorporé, me vesti de nuevo y trate de recordar todo lo que habia visto.

Yvette seguia tumbada sobre la roca, tomando el tenue pero agradable Sol de invierno mientras descansaba de la caminata.

Me hizo algunas fotos en el momento de las visiones, que se sumaron a otras fotos del entorno.


No solo el Sol sino cada imagen del entorno esta cargada de interior, de presencia interna, espiritu, luz, simbolo, mensaje, poesía y saludo.


Justamente delante del lugar en donde estuve de pie habia una roca con aspecto de una persona que me saludaba. Su rostro era sereno y amigable y la palma de su mano derecha estaba dirigida hacia mi en actitud de saludarme.


Alrededor de su mano habian unos salientes redondeados que daban a la mano un aspecto de flor y de Sol.
Unos instantes atras saludé al Sol con el gesto de dirigir mi atención hacia él.
Habia estado un buen rato saludándole, con los ojos cerrados, y despues al abrir los ojos es el Sol quien me saluda a mi a traves de esa roca en forma de persona:

¡Hola Fernando, gracias por saludarme, alli va mi saludo de vuelta!


Era increible, porque alli ante mi habia estado todo el tiempo la roca con una cara inconfundible y su mano en forma de Sol-Flor, saludando me amigablemente.
Otra de las sorprendentes caratomias que van llegando a nosotros solo via subliminal hasta que nos hacemos mas conscientes de ellas, de su procedencia y de su mensaje.

Un mensaje del universo, del Sol, que en ese momento decia que con su luz y calor da vida a las flores del campo, las cuales siempre le miran, al igual que en aquel momento yo tambien le miré como otra flor y durante un buen rato en el que él me regalo unas visiones, que seguramente tambien le ragala a todas las flores que le miran, pues... ¡A saber lo que verá una flor cuando mira al Sol!
Pienso que veran mas de lo que yo vi, pues ellas estan mirando todo el tiempo hacia el Sol, toda su vida. Por eso, seria interesante saber y sentir lo que ve y siente una flor o un arbol al recibir y sentir el calor del Sol, del gran Ojo... que como tal deberá de abrir en los vegetales el mismo ojo de visión interna que el Sol abrió en mí cuando le observé un rato con ojos cerrados.

Todo esto comprendí en un instante mientras miraba absorto la piedra en forma de cara que había ante mi.
El mensaje era muy claro y se hizo muy patente.

Todo esto da a pensar que todos los antiguos dibujos del Ojo-Sol que se han encontrado por toda la geografia terrestre nos dicen que miremos hacia el Sol con los ojos cerrados pues eso nos abré el ojo interno, y veremos cosas, tendremos visiones llenas de contenido, mensaje y contacto con esos seres de otras dimensiones que nos comunican lo que vemos.

Es muy posible que nos digan eso, pues eso es lo que vemos cuando miramos hacia el Sol con los ojos cerrados.

Incluso yo haria lo mismo en el caso de que despues de haber tenido estas visiones tan solo tuviese la oportunidad de hacer un dibujo sobre una piedra para poder transmitir mi experiencia a mis descendientes.

En ese caso deberia de esmerarme para intentar decirlo todo en un solo dibujo.

Asi que el dibujo que eligiria es el de un ojo rodeado de rayos de luz, el cual es el centro de la visión.

Despues cuando mis descendientes viesen ese dibujo que yo deje miles años atras grabado en una roca... tal vez piensen que yo era un extraterrestre, no se lo que pensaran, pero si que se que si profundizan en la interpretacion del mensaje de ese ojo, eso les podra llevar a hacer lo mismo que yo hice, a mirar al Sol con los ojos cerrados... y entonces lo comprenderan todo... pues la flor de su visión interna se abrirá al igual que las flores del campo se abren al recibir la luz solar.
Nosotros tambien somos parte de la naturaleza, y ponernos ante el Sol es dar un paso hacia el florecimiento de nuestra propia naturaleza.

Pero hay que tener en cuenta de que hay que mirar hacia el Sol con ojos cerrados y solo cuando su luz no es muy intensa, es decir, en invierno,... ¡No en verano! pues podriamos recibir quemaduras!
Si nos hallamos en verano hay poner algo entre el Sol y nuestros ojos, un cristal oscuro por ejemplo, o un pañuelo, para que el Sol llegue  a nuestra cara de un modo no tan intenso, y entonces cerrar los ojos dirigiendolos hacia el foco de luz solar que llega a nosotros a traves del cristal oscuro o pañuelo,... para que asi la luz del Sol despierte nuestra visión interna.

El amigo que se mostraba ante mi a traves de la roca que tenia enfrente me venia a contar un mensaje mas extenso.
Me hablaba de la gente que vivia en ese lugar durante la prehistoria, los cuales tambien tenian un trato muy especial con el Sol, y hacian lo mismo que yo hice ese dia, dar un saludo al Sol.
En ese mismo lugar que ahora es solo montaña de rocas, tierra, vegetales y fauna, antiguamente, en tiempos prehistoricos hubieron varios poblados iberos, y sus gentes posiblemente tambien usaron las mismas rocas planas para tumbarse a tomar al Sol, y tambien debieron de haber tenido las mismas visiones que yo tube, o parecidas, condiderando ademas la importancia que tenia el Sol para todas esas antiguas civilizaciones, en las que existia incluso el culto solar.

Asi que en aquel momento es como si oyese hablar a todo el contexto diciendo:

¡Mira, al fin un descendiente nuestro se digna a tener un gesto de atención hacia el Sol! ¡Saludos amigo, hermano! ¡Saludos afectuosos de tus antepasados! ¡Muchos saludos y recuerdos tambien para todos tus amigos!

Asi que ya sabeis amigos:

¡Saludos del Sol y de nuestros antepasados... para todos!

Segunda visión

Finalmente nos pusimos en marcha y proseguimos la senda de descenso de la montaña.

Al llegar a la ¨Cova Ampla¨ (Cueva Ancha) nos detuvimos para hacer un nuevo descanso.

Al mirar la luz del cielo desde el interior de la cueva recordé todo lo escrito acerca de los habitantes del subsuelo que despues de la glaciación salieron de nuevo a la superficie por cuevas como esa que les conducian al exterior, y en las que antes de salir de ellas se paralizaban estupefactos al contemplar la luz de un mundo que tal vez quienes salian no habian visto nunca.

En una parte de la cueva proxima a su salida llegaba la luz del Sol.
Así que me situé para dirigir de nuevo mi rostro hacia la luz solar.
Me di cuenta de que no era el único realizando esa labor, pues a mi lado tambien habia alguien mirando el Sol: una flor.


Era impresionante, pues de tanto mirar el Sol esa flor habia adquirido el aspecto del Sol, amarillo, esferico, con sus rayos alrededor, etc.
Salude a la hermana flor y la acompañe en la noble labor de mirar al Sol.
Lo primero que apareció en la pantalla oscura de detras de mis ojos fueron unos cuadrados.
Me sorprendio bastante ver unas formas tan concretas.
Eran muchos cuadrados enlazados entre si.
Se alternaban los cuadrados claros y los oscuros, y tenian todos un vértice hacia arriba, es decir, que parecian rombos, pero eran cuadrados.
Me di cuenta de que esa superficie de cuadrados que estaba viendo parecia ser elastica y cubria dos grandes formas redondeadas a las que se ceñia, una a la derecha y la otra a la izquierda.
Era como un pañuelo a cuadros cubriendo dos esferas, una al lado de la otra,... o como la parte alta y delantera de un vestido femenino a cuadros y ceñido al cuerpo.
Mas tarde me di cuenta de que esas dos esferas cubiertas por la tela a cuadros eran dos mundos iluminados cada cual por su respectivo Sol.
Los cuadrados se formaban al cruzarse los rayos de luz de ambos Soles, y si ese cruce se producia era porque ambos mundos se hallaban muy cerca el uno del otro, tanto que la luz del Sol de cada uno de los dos mundos llegaba tambien al otro mundo cruzandose con los rayos del Sol de este y formando así cuadrados de luz trazados por la oscuridad que les daba contraste haciendo que fuesen visibles.
Por eso ambas esferas o mundos estaban cubiertas de cuadros pues los dos mundos estaban uno al lado del otro, recibiendo cada mundo la luz del propio y respectivo Sol mas la luz del Sol del otro mundo que tenia al lado.
Todo ello indicaba que en ese momento dos mundos se habian acercado el uno al otro y se habian unido sus respectivas luces que se intercambiaban en el contacto que habian establecido entre ellos.
El cruce de los respectivos rayos de ambas luces formaba los cuadros que cubrian a ambos mundos.

El cuadrado nos empuja a aceptar al prójimo de igual a igual

En ese momento comprendi de nuevo que un cuadrado representa a la union de dos seres, siendo un ser dos de sus lados paralelos y el otro ser los otros dos lados paralelos que se cruzan con los primeros.

Por lo que para que las esquinas de los cuadrados no molesten en la psiquis de nadie simplemente hay que respetar al prójimo, concederle la igualdad, no invadir su terreno, es decir, no invadir esos lados invisibles de cada cuadrado que no nos corresponden a nosotros sino al prójimo.

Los cuadrados son positivos al vivir la igualdad con el prójimo, y se transforman en hirientes cruces cuando vivimos enfrentados con el prójimo y no le consideramos un igual sino un ser inferior.
En ese momento nos pincharan la psiquis las esquinas de todos los cuadrados para recordarnos que debemos de reconciliarnos con el prójimo y vivir con él la igualdad de siempre.

Es imposible acaparar un cuadrado en nuestro mundo personal, pues de ese modo este siempre se volverá perjudicial para nosotros.

Para tener un cuadrado y que este no resulte dañino sino benefico... hay que compartir el cuadrado de igual a igual con el prójimo.

Lo mismo se puede decir del mundo de 4 dimensiones aparentes en el que vivimos... el cual para que no nos resulte dañino debemos de compartirlo de igual a igual con los demás, con el prójimo, pues esa es la única manera de vivir nuestro mundo de modo positivo.


Descripción cenuítica de las mujeres

Lo mismo y la visión de los cuadros tambien indica el profundo mensaje contenido en la marcada dualidad del sexo femenino, la cual se debe a que la mujer es la union de dos mundos, dos esferas, dos planetas (los dos semos), un mundo representa a la mujer misma y el otro mundo representa al hombre, dos mundos que se unen como dos medias naranjas (la vagina) para formar un solo mundo, habitado por un solo ser que es el hijo o hijos que naceran en ese unico mundo materno.

Es decir, que en todos estos mensajes la visión acompaña a las formulas cenuiticas y las recuerda.
Pues en cenuitica la segunda esencia F es la suma de la primera (C) y de la segunda (F), o sea que 1 = 1 + 2, del mismo modo que F = C + F.
Con lo cual se puede decir que ya que por los atributos respectivos de cada uno el hombre está asociado a la primera esencia C y la mujer a la segunda esencia F, por eso la mujer es igual la mujer mas el hombre, mientras que el hombre es igual al hombre mismo, al igual que C = C.

C = C
Hombre = hombre

F = C + F
Mujer = hombre + mujer

Despues de la visión de los cuadrados, y estando aún en el mismo lugar y postura, junto a la flor de la roca, vi pequeños ojos que con trayectos curvos iban saliendo del gran ojo el cual permanecia en el trasfondo viendose su silueta.
Los ojos se transformaban en diminutos e intensos puntos de luz que tambien con movimientos curvos entraban y salian del ojo.

A continuación vi de nuevo al gran ojo con su iris y pupila bien marcados en negro, como una oscura esfera que se movia ritmicamente de derecha a izquierda viendolo todo.


Esta vez el iris ya no se movia al compas de mi respiración sino de un modo independiente.

Todo el ojo empezó a oscilar de derecha a izquierda mientras bajaba hacia mi por un eje vertical que parecia ser el eje de la esfera solar.
A medida de que el ojo al descender se iba acercando a mi pude ver que se transformaba en un ojo totalmente humano.
Un ojo que vino a verme muy de cerca.
Como los ojos de cualquier persona.
Al verlo mas de cerca vi que el color de su iris era claro y no oscuro como lo habia visto antes.
Tenia una mezcla de verde, azul y gris y en su centro se podia distinguir la pupila negra.
Ese descenso del ojo hacia mi se repitio alguna vez mas durante esta visión.


Tercera visión

A un lado de la salida de la cueva habia una pared de roca inclinada de unos 4 metros de alta.
Toda ella estaba bañada por la luz solar
Me subi arriba y me volví a poner de pie para conectar de nuevo con el Sol.
Cerre los ojos y dirigi mi cara hacia la gran fuente de luz y calor.
Recorde que no debia de olvidar que estaba al borde de un pequeño precipicio de piedra, pues un pequeño paso hacia delante me haria caer hacia abajo.
Me daba la sensación de estar en la parte alta de una de las caras de una piramide a la que esa roca  se asemejaba.
En ese momento yo estaba en la posición de ese ojo que dibujan a veces arriba de las piramides.
Lo cual indica que en el pasado tal vez se subian arriba de la piramide para tener un contacto con el Ojo-Sol, y por eso dibujaban el Ojo-Sol arriba de la piramide, y por eso tambien hay piramides sin punta que son planas arriba para que quien realiza la experiencia de mirar hacia el Sol con los ojos cerrados pueda ponerse de pie en algún sitio.
...Y por eso el Ojo de Horus es un ojo y ademas es el Sol por la conexión de Horus con el Sol.
La comprensión de todas esas cosas llega cuando uno mismo tiene esa experiencia.

Volvi a ver el Ojo con el iris oscuro en su centro que se movia de derecha a izquierda y viceversa.
Esta vez el iris se movia mas rapido que las veces anteriores y tampoco iba acompasado con mi respiracion ni con mi corazón.
Tal vez en ese momento el movimiento del iris deberia de ir acompasado con la respiracion o corazón de quien estaba contactando telepaticamente conmigo en esa experiencia.
Si es asi, él,(o ella)... estaba mas emocionado en ese momento, y su corazón se aceleraba, pues sabia que yo me iba a despedir de él hasta la proxima vez que regresasemos al Montgó.
El ojo volvio a descender hacia mi igual que antes, mostrando un aspecto totalmente humano, me miro y le dije:
¡Hasta pronto hermano!
Él volvio a ascender y a tomar la forma mas alejada y grafica del ojo con el iris oscuro en el centro.

El ojo inclinó un lado hacia arriba y ascendió como si fuese una nave de las llamadas Ovnis.
Al ascender se iba haciendo cada vez mas pequeño hasta que a cierta altura tomó la curva hacia la derecha y descendio hacia abajo de forma inclinada hacia la izquierda, despues volvio a ascender en linea recta hacia arriba y al pasar a la altura de mi corazón se agrando y volvio a subir hacia arriba a menos altura que la vez anterior para volver a hacer una curva mas pequeña que antes hacia la derecha y volver a descender inclinado hacia la izquierda, aunque con un trayecto mas corto que en el anterior descenso.
A partir de ahí volvió a ascender en linea recta y al pasar por mi corazón volvió a agrandarse para despues empequeñecerse otra vez mientras volvia a subir con menos altura que la vez anterior... y tambien daba una curva hacia la derecha y luego inclinado hacia abajo y a la izquierda... y asi daba todo el tiempo las mismas vueltas, pero cada vez mas pequeñas, como si se fuese alejando.
Con cada vuelta estaba dibujando medio corazón, la mitad derecha de un corazón.
Con lo cual comprendi directamente que él es ese medio corazón y yo el otro medio y que entre los dos formamos un corazón entero, y que por lo tanto eso no era una despedida, pues siempre estamos unidos en nuestros corazones.
Las vueltas se iban haciendo mas pequeñas mientras el ojo se alejaba, hasta que se vio tan solo como un brillante puntito de luz que en la lejania seguia haciendo las mismas vueltas aún mas pequeñas hasta que en una de ellas entró en el circulo del Sol y por alli se fue, por el Sol, como si este se tratase de una puerta dimensional.


Fernando Ortolá


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Conclusiones y opiniones de los lectores: