viernes, 9 de marzo de 2018

Los sistemas de enseñanza, según la cenuítica


Los niños del Hen tienen todas las esencias integradas en igualdad de valor cada una de ellas y son conscientes de que las necesitan todas.
Con ello la felicidad del niño del Hen  no se centra  en la manifestación externa y material  de una esencia determinada u otra sino en la felicidad interior que le aporta el vivir un equilibrio igualitario de esencias en el mundo material externo.
Esa felicidad interior es el sentirse libre, autónomo e independiente... dentro de una pasajera dependencia hacia sus tutores que le protegen en lo básico.
Sin embargo los niños en el pasado Hes eran diferentes.
Un niño del Hen no solo tiene su espacio material dividido en partes igualmente necesarias e imprescindibles... sino que también tiene su tiempo dividido igualmente en partes o periodos de tiempo cortos o largos que son igualmente necesarios e imprescindibles todos ellos.
Uno de esos momentos es el momento de aprender y en ese periodo de tiempo de aprender el niño esta abierto para poder recibir y asimilar eficazmente cualquier información que le den.
En el pasado Hes regido por la jerarquía y no por la igualdad como el Hen... todo era diferente.
En el pasado Hes un niño tenia una esencia como la mas importante de todas y vivía esta en el exterior material, dedicándose totalmente a ella. Igualmente todo su tiempo estaba ocupado por esa determinada esencia.
Por ejemplo un niño que jugaba al fútbol se centraba solo en ello y todo el espacio y el tiempo de su vida estaban ocupados por el fútbol. El fútbol era para él la esencia jerárquica central que le dominaba.
Por eso el fútbol le aportaba igualmente lideres jerárquicos hacia los que estaba totalmente entregado, y él mismo con toda su dedicación en el futuro se transformaba igualmente en un líder jerárquico para otros.
Actualmente en el Hen un niño durante una hora en la clase de una asignatura en la escuela tiene abierta su percepción tan solo un corto periodo de tiempo como puedan ser por ejemplo 10 minutos en los cuales su percepción esta totalmente abierta y el niño puede aprender cualquier cosa que le enseñen. Pero los otros 50 minutos de la hora de clase tiene su percepción cognitiva cerrada, y está abierto a otras esencias igualmente necesarias, y que él por naturaleza siente que deben de ser vividas en las eras del Hen en las que estamos,... por lo que esta pendiente de ello para poder mantener su salud y no tener abierta su percepción cognitiva mas que 10 minutos por hora de clase.
El niño del Hen no actúa así por ser desobediente sino todo lo contrario... por mantener su equilibrio.
En el pasado Hes la enseñanza era jerárquica y los niños debian de atender y estar receptivos cognitivamente durante toda la hora de clase, pues esa era la esencia dominante y jerárquica que prevalecía sobre las demás esencias y el niño debía dedicar todo su espacio y su tiempo a esa unica esencia de aprender cognitivamente... mientras duraba esa hora de clase.
Pero hoy ya no estamos en el pasado Hes sino en el presente Hen y por lo tanto la aplicación de la enseñanza jerárquica en nuestros tiempos es negativa, y produce ataques agresivos de profesores a alumnos que son castigados y golpeados por ellos, como es bien sabido que eso ha sucedido en nuestro mundo.
Esa es una clara demostración de que mientras sucedía eso la jerarquía no era positiva y por lo tanto ya no estaba vigente ya que esta se manifestaba de un modo agresivo. negativo y violento.
No sucedía lo mismo en las pasadas eras del Hes en las que la jerarquía regia y entonces esta sentaba bien a la gente, los profesores de las escuelas eran jerárquicos pero a su vez no eran negativos, violentos ni agresivos con sus alumnos sino que les amaban de verdad les enseñaban bien y los alumnos igualmente les querían con toda el alma.
Pero en los presentes tiempos del Hen todo eso ha cambiado pues en la naturaleza humana ya no rige la jerarquía sino la igualdad y para poder vivir un mundo con paz, salud y felicidad debemos de vivir según el patrón igualitario y no el jerárquico.
La cenuitica con su estudio básico de las esencias nos ayuda a ello.
Los niños del pasado Hes centran su felicidad en el exterior, en la presencia física del jerarca y el objeto jerárquico que este les da.
Los niños del presente Hen centran su felicidad en su interior, en ellos mismos, en la sensación de libertad que sienten ante la vida.
Tratar a los niños del Hen con el patrón de conducta jerárquico del pasado Hes... es un crimen, contra la ley universal y contra la humanidad.


Fernando Ortolá

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Conclusiones y opiniones de los lectores: