jueves, 24 de mayo de 2012

El exorcista y el poseso ¿Quién de los dos comete el error?


El Aito es la definición que la cenuítica da al órgano físico y cerebral que representa a la percepción extrasensorial del ser humano, como la telepatía, clarividencia, etc. Es el mismo órgano que se asocia a la glándula pineal. Tiene el aspecto de una pequeña piña y se encuentra a su vez en la parte más alta de la columna vertebral, como la punta de su extremo superior.

El Aito está en crecimiento continuo, como una planta que debe de florecer, para dar un fruto, que en este caso se trata del fruto de la evolución humana.

Como todo, el Aito sigue los patrones básicos del desarrollo de la naturaleza. La columna vertebral es ondulada como lo pueda ser el tallo de cualquier planta o arbusto, los brazos y las manos podrían ser ramificaciones y hojas y el Aito en su parte mas alta es su flor y su fruto.

Para que el Aito pueda crecer bien, sano y fuerte, no debe de estar condicionado por nada, sino que debe de permanecer en su estado libre y natural, para que sea la misma naturaleza la única fuerza que actúe en él haciéndole crecer.

Los seres humanos, por falta de fe y confianza hacia la naturaleza, suelen condicionar el Aito propio y el de sus semejantes. Este acondicionamiento es muy doloroso para las personas que lo sufren y el Aito protesta en el interior de ellos. En los casos extremos del acondicionamiento del Aito las protestas de este pueden llegar a ser dramáticas y hasta verdaderamente trágicas, rodeadas de fenómenos paranormales aparentemente inexplicables, ya que el Aito es precisamente el órgano del cuerpo humano que regula las percepciones extrasensoriales y todo lo catalogado como aparentemente paranormal.

Cuando se estimula el Aito de un modo armonioso y natural este manifiesta su cualidad extrasensorial de forma positiva, ofreciendo curaciones, resolviendo problemas y ayudando a uno mismo y a los demás. Sin embargo cuando el Aito es estimulado de un modo brusco y violento por reacción ante algo que le intenta condicionar y reprimir con dureza, en este caso el Aito manifestará la misma facultad extrasensorial aunque de un modo desordenado y brusco.

La persona cuyo Aito protesta de este modo extremo no suele ser consciente de lo que sucede, sino que tan solo su propio Aito en su interior es de algún modo consciente de que está siendo deliberadamente atacado por un acondicionamiento oscuro y antinatural que no le permite crecer,… llevándole a protestar y a defenderse de ello,…. haciendo uso de su propia arma, el poder extrasensorial, que en este caso se manifiesta enloquecido para luchar en contra de lo que le produce el dolor y la represión, al igual que un animal del bosque podría defenderse ante un ataque inesperado,… de modo natural y espontaneo, movido por el dolor que le han producido sus atacantes.

A la persona que tiene dentro de su cuerpo a ese Aito que protesta de modo activo e incluso trágicamente en contra de la represión dirigida hacia él,… y que suele ser inconsciente de todo lo que se manifiesta y sucede a través suyo,... se le cataloga erroneamente de poseído por el demonio,… lo cual le aleja aún mas de la posibilidad de saber lo que en realidad está pasando.
Este a quien se le reprime el Aito imponiendo sobre él un duro y estricto acondicionamiento o dogma moral o religioso,... es la verdadera victima y martir de la auténtica espiritualidad de la vida, naturaleza y libertad del universo en el que estamos.

Su represor, que es un exorcista de cualquier creencia, es el auténtico malhechor que con  la imposición de su dogma de fe de acondicimiento extremo y como cualquier mercenario, ataca a su victima y le martiriza además de acusarle de demonio, cuando en realidad ha sido él quien ha producido esa reacción brusca y diabólica en su atacado, introcuciendo en su interior a ese espiritu agresivo y violento.

Los mal llamados posesos, es decir las victimas a las que se les ha reprimido el Aito imponiendoles cualquier acondicionamiento o dogma de fe,... existen en todas las religiones y credos,... y en todas ellas han sido martirizados y marginados como a lo peor que pueda existir.

El problema del erroneamente definido como poseso no es el supuesto demonio que se dice que se halla dentro de él, pues no le posee ningun demonio, y además el demonio no existe. El problema tampoco es que el acusado se trate de una mala persona, pues tampoco lo es.

Su gran problema que le martiriza es el exorcista que le intenta imponer un acondicionamiento o dogma de fe con dureza. El exorcista es quien transmite a su victima toda la mala energia diabólica, haciendo que pase a su interior, y con ella intentandole explotar por dentro, para concretamente destruir el Aito, la glandula del poder del sexto sentido y de la libertad de cada ser, la cual se defiende lanzando un alarido paranormal de dolor al exterior, pues la función del Aito es lo paranormal.

El Aito es la lampara del cuerpo a la que se referia Jesús, y tantos otros maestros.

¿Qué pretenden entonces los formadores de las religiones que se dicen ser seguidores de Jesús y de otros maestros?

¿Acaso destrozar a esa lamparita que brilla encendida dentro del cuerpo de cada ser, para así ser ellos la unica  ¨luz¨ dogmatica que manipule y explote a sus dóciles ovejas a las que les han desposeido de sus lamparitas de la propia voluntad y libertad que le corresponde tener a todo ser por derecho natural?

¿No dijeron Jesús y otros maestros que debemos de tener encendidas las lamparitas de nuestro cuerpo?
¿Para que las apagan ellos entonces, y llaman poseido por el demonio a quien protesta por no querer dejarse apagar la lamparita?

No están haciendo lo que decian sus maestros sino todo lo contrario, y no solo eso, sino que además se burlan de ellos, al utilizar su mensaje para hacer lo contrario de lo que ellos dijeron, es decir, para confundir al pueblo, apagarles la lamparita de la propia voluntad y libertad y manipularles. Quitando la paz natural de cada ser y llenándoles de la oscura agresividad diabólica,... de la que ellos, como colosal engaño dicen ser sus perseguidores cuando en realidad son sus portadores.

¿Son a caso los discipulos los que crucifican a sus propios maestros?

¿Por qué lo hacen?

¿Acaso para servir a la oscuridad contra la que sus maestros luchaban por erradicar, ofreciendo así a la oscuridad el mayor presente, a su primer enemigo, al propio maestro crucificado, pensando erroneamente que así la oscuridad en agradecimiento les concederá a ellos todos sus oscuros deseos y unicamente materiales, como la riqueza en detrimento de la mayoria pobre?

¿Acaso esos ejercitos dogmáticos son la misma oscuridad diabólica que ellos mismos engañosamente dicen combatir?

Parece ser que sí.

Pero no hay nada que temer, pues la lección que nosotros y cualquier ser en estado natural ya sabe y que ellos aún tienen que aprender es que el padre verdadero de todos y creador del universo con su luz  y su amor es el poder supremo.

Aito, lamparita nuestra, permanece dentro de todos los seres, y que los ejercitos dogmaticos, no apaguen nunca tu luz, para que sigamos siendo como somos, seres con voluntad propia y libres tal como nuestro verdadero padre universo y creador nos ha hecho, y tal como todos de verdad queremos ser, pues su voluntad es la nuestra verdadera.

Padre verdadero de todos, padre universo, haznos dignos de ser hijos tuyos y de tu amor verdadero.

Fernando Ortolá


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Conclusiones y opiniones de los lectores: