viernes, 25 de septiembre de 2015

Un Ser llamado Humanidad


Todos los seres humanos, seamos de la raza, pueblo o religion que seamos, formamos un solo cuerpo.

Ese gran cuerpo que formamos todos se llama el Ser Humanidad. Un Ser llamado Humanidad.

La cenuitica, con sus formulas de esencias, muestra el lugar concreto y especifico que cada pueblo humano ocupamos dentro del gran cuerpo del Ser Humanidad

El Ser Humanidad es quien con sus emociones de armonia ha creado el universo en el que vivimos.

El Ser Humanidad es la entidad conocida comunmente como Dios.

Es decir, que Dios somos todos nosotros, el conjunto o gran cuerpo que formamos todos nosotros juntos, todos los seres humanos: el Ser Humanidad.

El Ser Humanidad ha creado el universo y todos los seres que lo habitan con el único propósito de que vivan en armonia, igualdad y paz entre ellos. Es decir, para ser felices.

El mismo Ser Humanidad que ha creado el universo y sus habitantes se ha introducido en el universo creado por él, para poder sentir su creacion, disfrutarla y dirigirla con armonia y paz.

El unico modo de poder introducirse en el universo creado por él es empequeñecerse dividiendose en muchos cuerpos para asi poder sentir hasta el ultimo rincón de su creación.

Así que eso hizo, siguiendo las mismas formulas cenuiticas  con las que como herramienta presente en el Exis (el lugar de antes de la creación) creó el universo... se dividió en muchos cuerpos, y esos pequeños cuerpos en los que se dividio para poder sentir la obra creada por él somos todos nosotros, los seres humanos, cada uno de los inividuos que formamos la especie humana.

En un principio el Creador, es decir, el Ser Humanidad, aparecio en medio del universo no como un solo ser humano (hombre y mujer) que despues se fue multiplicando hasta poblar todo el universo,... sino que se presentó en medio del universo dividido en las mismas razas y pueblos humanos que hoy ya conocemos: la blanca, la negra, la amarilla, etc.;... aunque al aparecer en el universo todas las razas y pueblos humanos estaban distribuidos de modo perfecto, según las mismas formulas cenuiticas con las que creó el universo, y por eso entre todas las razas y pueblos y entre los individuos que las componian existia una armonia e igualdad perfecta, con un repartó equitativo de frutos y funciones y un pleno bienestar y felicidad para todos por igual.
Una continua e intensa emocion de amor entre ellos y hacia el universo les unia a todos.
Pues todos ellos formaban el cuerpo del mismo creador, del Ser Humanidad, y debian de mantener los sentimientos de amor con los cuales crearon el universo, para poder así seguir sintiendo la obra creada, conduciendola y realizandola de modo perfecto.

En esa época remota cada ser humano conservaba en si mismo las emociones puras de amor con las que juntos crearon el universo. Lo cual les concedia a todos las facultades humanas de la levitación, materialización de pensamientos, telepatia, telequinesia, etc.

El grupo de seres humanos que juntos formaban el cuerpo del mismo creador llamado Ser Humanidad... y que vivian en armonia entre ellos... con el tiempo se fueron distanciando unos de otros, hasta llegar al punto de crearse fornteras de separación, enemistad e incluso enfrentamiento entre ellos.

Cuando eso sucedió las emociones humanas de amor y creadoras... descendieron,  y por lo tanto los seres humanos empezaron a perder las facultades que antes tenian, como la levitacion, telepatia, telequinesia, etc.,... que eran unas facultades con las que ellos mismos, los seres humanos, juntos habian creado el universo en el que estaban,...y lo conducian,... pero que ya no podian seguir haciendolo pues habian perdido las facultades necesarias para ello, habian perdido las emociones humanas de amor que sostenian esas facultades, y se habian transformado en emociones de enemistad entre ellos, unas emociones oscuras y por lo tanto sin poder creador, y productoras de dolor, llanto, caos, geurras y enfermedad.

Los seres humanos se sumieron en una oscura etapa, en la que perdieron la consciencia de lo que ellos mismos eran, olvidaron que ellos mismos son el mismo Dios Creador, el gran Ser Humanidad,... lo olvidaron, y se sumieron en el llanto y la desesperación,... confundidos y adorando a falsos dioses que no eran mas que los lideres del bando humano enemigo disfranzandose de dioses temibles ante ellos para asustarles, reducirles y someterles.
Todos se llegaron a atacar los unos a los otros disfrazados de los mismos dioses terribles como atuendo basico de guerra para lesionar al enemigo no solo fisicamente sino tambien en su mente, para causarle no solo hondas heridas fisicas, personales y colectivas sino tambien hondas heridas psiquicas, personales y colectivas, que llevasen al enemigo al total caos y esclavitud, no solo fisica sino tambien psiquica, emocional, y al nivel de todas las demas esencias, introduciendoles de ese modo en hondos circulos viciosos como el sado-masoquista para asegurarse asi que esos esclavos no se iban a escapar nunca de sus garras.

Aunque dentro de los siempre paradojicos e inconclusos mecanismos de la oscuridad los esclavos si que se liberaron de sus sometedores pero no se liberaron de la oscuridad, pues continuaron sufriendo esta, aunque esta vez con el papel de sometedores, sometiendo a quienes antes habian sido sus sometedores, y dentro del mismo circulo vicioso sado-masoquista, encerrados en la misma oscuridad de la enemistad y enfrentamiento entre los distintos individuos y pueblos humanos,... la misma oscuridad sufrida, hiriente a todo nivel, lamentable y abominable como el repelente sonido que producen un puñado de gusanos arrastandose en el interior de una copa llena de inmunducia.

A este punto se degradó el mismo Creador del universo, el gran Ser Humanidad: los seres humanos.

Hasta el dia en el que la cenuitica llegó de nuevo, regresó la consciencia de la existencia a los seres humanos, los cuales entre los languidos bostezos del despertar de un largo letargo recordaron que ellos son el mismo creador del universo, el gran Ser Humanidad, y el amor igualitario entre todos, y autenticos bienestar, salud y felicidad volvieron a nacer en todos y entre ellos, y volvieron a ser el gran Ser Humanidad, el verdadero creador, conductor y hallerador del universo, y a ser plenamente conscientes de lo que son: Dios;... y no lo olvidaron nunca mas, disfrutando así de la obra creada por ellos, durante toda la eternidad.

Abracemonos hermanos, por la cuenta que nos trae.


Fernando Ortolá

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Conclusiones y opiniones de los lectores: