martes, 1 de septiembre de 2015

La manzana de la salvación


 En las pasadas eras del Hes Dios venia desde afuera (el maestro) y te llevaba por dentro de ti  a descubrirte a ti mismo en tu interior.

En las presentes eras del Hen es al reves, Dios viene por dentro de cada uno, a traves de la voz del propio corazón de cada uno (pues cada cual ya se ha encontrado a si mismo) y te lleva por el exterior dandote en cada momento las diferentes esencias que necesitas para sobrevivir y sentirte bien (estar Ahí)

Por eso en el Hen, actualmente, para ser uno mismo y sentirte bien (para estar Ahí) hay que tomar lo que Dios (llamado `El Ahí` hoy en el Hen) te da en cada momento, la esencia que te da, la situacion, el objeto, la direccin a seguir, etc.
Lo que el Ahí (Dios) te da en cada momento no es es algo que cueste tomar, al contrario, es algo que tu corazón desea de verdad tomar,... como por ejemplo pueda ser una paseo en bicicleta, o cantar, o bailar, o dibujar, o limpiar el jardin, o hablar a alguien, o escuchar a alguien, o escuchar musica, es decir,... cualquier cosa que las circunstancias te den en cada momento y que tu de verdad y de corazón desees tomar, eso es lo que el Ahí (Dios) te da en cada momento.

El problema hoy en el Hen se te presenta cuando el Ahí (Dios), te da algo y no lo tomas, es decir, que tu deseas de verdad tomar algo (pues el Ahí, Dios te da las cosas externas a traves de tu corazón interno) y aunque lo desees tomar no lo tomas, te bloqueas ante ese deseo, por ejemplo ante el deseo de comer una manzana,... y no la comes, aunque de verdad lo estes deseando, pues el Ahí (Dios) te la está dando en ese momento a traves de tu corazón,... pero sin embargo no tomas la manzana.

Al no tomarla, dejas de ser tu mismo por no seguir el deseo de tu corazón, es decir, por no tomar lo que Dios (El Ahí) te da en ese momento, que es la manzana, y por lo tanto, dejas de estar Ahí, dejas de estar en Dios, y te sientes infeliz, mal, decaido, enfermo,... hasta que decidas volver a estar Ahí, es decir, volver a ser tu mismo.

Para volver a estar Ahí no deberas de ir a tomar la manzana que antes no habias tomado, pues el Ahí (Dios,... el verdadero deseo de tu corazón)... en ese otro momento posiblemente no te este dando una manzana sino tal vez una naranja, asi que en ese momento el pecado (el dejar de etar Ahí, en Dios) no será el no tomar una manzana,... sino el no tomar una naranja.

La dinamica del patron colectivo natural de conducta del pasado Hes es inverso al del actual Hen.
En el pasado Hes tomar una manzana era pecado, en el presente Hen el pecado es no tomar la manzana.

En el pasado Hes las barreras que te impedian seguir al maestro externo, eran impedimentos externos, de dificultad material que a su vez el maestro externo o rey te ayudaba a vencer con sus mandatos hacia ti.

En el presente Hen, las barreras que impiden seguir al maestro interno (a la voz de tu corazón) son impedimentos internos, a los que les llamo los feses, a los cuales el maestro interno te ayuda a vencer cuando lo sigues a él, es decir, cuando sigues la voz de tu corazón.

En el Hen, todos ya somos un poco dioses, ya nos hemos transformado en adultos y conductores de nuestras propias circunstancias.

Es decir, que tenemos la capacidad de ejercer un cierto poder sobre el mundo que nos rodea, del cual aun no disponiamos en las pasadas eras del Hes, cuando aun eramos niños que necesitabamos ser guiados por la jerarquia paterna para poder sebrevivir.

El hecho de que hoy en el Hen como adultos ya tengamos la facultad de poder dirigir nuestras circunstancias, o parte de ellas, no implica que estemos dirigiendo bien esas circunstancias.

Es decir, que podemos dirigir unas circunstancias con mal humor creando asi dificultades a alguien a quien no le habremos hecho bien.

En ese momento en el que caemos en las circnustancias de alguien que nos daña, obviamente no debemos de quedarnos alli, recibiendo esa mala energia, pues esa persona, a traves de su poder de adulto y del manejo de las circunstancias de ese momento.. nos estará atacando,... y por lo tanto deberemos de huir, pues eso es lo que el Ahí (Dios, la voz de nuestro corazón) nos estará pidiendo en ese momento: que huyamos, que nos vayamos de allí.

Pero si en ese momento no huimos es debido a que los feses nos lo impiden, y los feses son una imposibilidad interna de abandonar esa situacion dificil, pues sentimos (equivocadamente) que si nos vamos de esa situacion, si escapamos, si huimos... algo muy oscuro va a aparecer dentro de nosotros (el crecimiento del fes) lo cual nos va a dar mucha infelicidad, la cual no queremos tener,... y por eso, por ese error no nos vamos, y continuamos aguantando esa situacion injusta que una determinada persona injusta ejerce sobre nosotros.

Al quedarnos, esa persona se aprovecha insanamente de nosotros, transformandose en nuestro sádico, y nosotros intentando continuar sin abrir los ojos a la realidad, no miramos hacia las partes oscuras de esa persona sino solo a las positivas intentando ensalzar estas, y disfrutar de estas. Por lo tanto estas partes supuestamente positivas se materializan transformandose en nosotros en vicios materiales, ya que el exceso de fuerza (el sadismo... la parte oscura aparente) conduce al exceso de luz (la luz o placer material) que es la luz aparente o vicio que sufre el masoquista ante el sadico, del cual cada vez puede escapar menos, pues ya no puede escapar,... por no perder su vicio que él le proporciona.

En este punto ya es un poco mas dificil escapar, pues la victima  se halla en un estado drogado, viciado.

A la vez que la victima se dará cuenta de que aquello por lo que al principio no huia de su oscuro agresor, que era el miedo a los feses (fantasmas...) interiores,... paradojicamente... no se ha ido... sino todo lo contrario, han aumentado mas que antes,... es decir que la victima no solo esta apresada externamente en un mundo de vicio (falso placer, o paraiso artificial) sino que internamente los feses (oscuridades interiores) han crecido mas que antes y se esta volviendo loco.

Así que debe de hacer un esfuerzo para hacer lo que en un principio debió de haber hecho: huir de esa situación.

Si al principio no huyó era por miedo a los feses (fantasmas, oscuridad) interiores y a que estos creciesen.

Y tambien era debido a la falta del conocimiento cenuitico, es decir, la falta de ser consciente de las pasadas eras del Hes en las que regia la jerarquia y de las presentes eras del Hen en las que rige la igualdad,... y por lo tanto la falta de desprenderse de los atributos jerarquios que interfieren hoy en el Hen, y la falta de incrementar en su vida los atributos igualitarios vigentes en las presentes eras del Hen.

Cualquier atributo jerarquico puede estimular a que cualquier agresor sadico capte a su victima y la transforme en su masoquista.

A no ser que su victima potencial antes de ser atrapada conozca la cenuitica, comprenda que no debe de dirigirse hacia los atributos jerarquicos por mucho que estos le asusten a traves de los feses (miedos infundados y fantasmas interiores) y no debe de quedarse en esa situacion dificil ante el sadico y dentro de sus circunstancias que este maneja malevolamnte para atrapartle,... sino que debe de huir, hacia otro lugar, hacia otro lugar del lugar en el que está, siguiendo la voz de su corazón (la voz del Ahí... de Dios) sin miedo a la oscuridad con la que el sadico le amenaza produciendola en el interior de la victima para evitar que esta se escapa,... ante lo que está no debe de temer sino escaparse, confiando en su corazón, su libertad, la luz, el Ahi... en Dios,... y al huir, su corazón, el Ahí , Dios,...le eliminará totalmente la oscuridad interior (temor... feses) que el sadico jerarquico le producian para retenerle,... y el será totalmente feliz,... libre,... y sano,... por haber tomado lo que el Ahí (su corazón,... Dios) le daba en ese momento,... por haber mordido la manzana de la salvación.
Y vivirá en igualdad , armonia, amor y bienestar con los demas seres, siendo  él mismo, siendo libre, estando Ahí, como siempre para siempre durante toda la eternidad.

El Ahí va otorgando la capacidad de conducir las circunstancias a los distintos miembros de un grupo que convive en igualdad.

El manejo de las circunstancias por parte del que en un momento dado es su conductor puede paracer hasta magico y sorprendente,... y a traves de esa sorpresa, el conductor esporádico de las circunstancias puede manipular negativamente al resto de los componentes del grupo y hacerles sufrir sometiendoles en una terrible dictadura corcunstancial que puede prolongarse por la inclusion de atributos jerarquicos por parte del represor.

Ante esta situación sus victimas deben de guardar la calma, y no inmiscuirse en la guerra que el represor les declara, no participar en ella, ya que en ese caso él siempre les vencerá pues en ese momento dispone él del manejo de las circunstancias.

Asi que sus victimas, sin hacer uso de la violencia y pacificamente deberan de huir, escapar de la situacion si aun pueden hacerlo.
Y si no pueden huir, deberan de seguir sin hacer uso de la violencia y simplemente esperar a que el ciclo natural de la comunicacion (La naturaleza, el universo, el Ahí,... Dios) siga actuando y girando y en su momento le conceda a la victima el poder sobre las circunstancias,... que será rápido (aunque hoy en el Hen ese poder sea distribuido por el Ahí entre todos a turnos igualitarios)... si la victima está Ahí (en la paz, el amor, la libertad, la confianza en la luz, la no violencia, etc.) pues el Ahí quita el poder sobre las circunstancias a quien no está Ahí y lo concede a quien está Ahí,... entonces, al estar Ahí,...  la victima tendrá en sus manos todo el poder de aparencia realmente magica y milagrosa (telepatica, facultad extrasensorial incluida, el ADN plenamente despierto, etc.) y deberá de usar ese poder no con la violencia que el represor uso con él primero,... sino con paz y armonia, con la igualdad de las presentes eras del Hen, para liberarse de la oscuridad que le habia reprimido antes y a su vez para ayudar a que el sádico que antes le reprimia salga de su oscuridad, se desprenda de sus opsoletos fantasmas jerarquicos, y se llene de la luz de las presentes eras del Hen, de la voz de su propio corazón, de la libertad, del aire que necesitaba, de la libre auto-comprension del universo, de la igualdad y el amor verdadero hacia todos los seres, para nunca mas dejar de estar Ahí en la verdadera felicidad y bienestar humanos, en la libertad, en el ser él mismo, en el Ahí,... en Dios,... como siempre para siempre durante toda la eternidad.  

El conocimiento cenuítico ayuda a soportar la situación de represion, para que el efecto negativo del represor sea lo mas leve posible, y desaparezca mas deprisa, y su poder circunstancial de magia comunicatiba oscura y sometedora a traves de la que se comunica y reprime,... se transforme en magia natural y humana positiva como la telepatia y facultad extrasensorial humana interna, comunicada con igualdad de todos hacia todos, tanto en el tiempo como en el espacio, y a traves de ella establezcamos todos y entre todos un contacto pacifico, e igualitario lleno de libertad, armonia y salud, de todos,  estando Ahí, como siempre para siempre, durante toda la eternidad.

Fernando Ortolá

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Conclusiones y opiniones de los lectores: