jueves, 3 de septiembre de 2015

Así es cómo la caratomía nos conduce a alcanzar nuestras metas


 Este universo en el que estamos (La energia que mueve todas las cosas, la naturaleza, Dios, ... el Ahí, etc.) es un gran ordenador (computer,...) que maneja hasta el mas minimo detalle de las circunstancias an las que nos hallamos,... lo mueve todo, hasta la mas infima brisa, hoja, o mota de polvo, y con todas los objetos y cosas que maneja (aire, nubes, erosión, etc.)forma figuras concretas y especificas.

Entre esas figuras especificas que el gran computer del universo (Dios... el Ahí) dibuja... hay rostros humanos de distintas expresiones, animales, plantas, objetos, señales y simbolos de todo tipo, como flechas, formulas basicas,... en fin, de todo.

El universo (El Ahí...) dibuja esas formas para nosotros, para que nosotros las veamos y así guiarnos, conducirnos y ayudarnos a alcanzar nuestras metas.

Nosotros no vemos siempre esas formas que el universo (el Ahí...) dibuja para nosotros. O al menos no las vemos de un modo consciente.

Aunque nuestro cerebro si que las capta a traves de nuestros sentidos sin que nosotros hallamos sido conscientes de ello.

Nuestro cerebro comprende el significado de las formas, lo asimila como alimento informativo recibido del universo (Del Ahí... de Dios) y lo realiza, es decir, que conduce a nuestro cuerpo y a nosotros mismos hacia ese determinado lugar o meta que deseamos alcanzar, aunque nosotros mismos continuemos sin saber nada de todo este proceso, es decir que somos inconscientes de que el Universo (el Ahí...) con el manejo detallado de las circunstancias de nuestro entorno está creando unas formas especificas, que nosotros no captamos pero nuestro cerebro si, y a traves de esas formas y de nuestro cerebro que las capta de modo inconsciente nos está conduciendo y llevando hacia el alcance de nuestras propias metas, hacia las que intentamos dirigirnos de un modo consciente, sin saber que el universo (El Ahí...) a traves de las formas que produce en nuestro entorno (caratomia...) ya nos está llevando hacia esas metas mas de lo que nosotros nos podamos llevar a esas mismas metas de un modo consciente.

Por eso muy seguido, cuando alcanzamos una meta, pensamos que ha sido un milagro, pues sentimos que de repente los acontecimientos se han desarrollado por si solos de un modo tan casual... y sin embargo nos han favorecido al alcance de nuestra meta, pero... ¿Quién o qué ha movido esos acontecimientos que nos han favorecido?... no lo comprenderemos y pensaremos que ha sido casualidad, o simplemente que hemos tenido suerte... y los creyentes en ese momento pensaran que ha sido Dios quien les ha ayudado haciendo un milagro para llevarles a alcanzar la meta deseada.

Quienes observamos y estudiamos este fenomeno sabemos que lo que nos ha ayudado a alcanzar nuestra meta no ha sido casualidad, ni suerte, ni un milago, ni magia,... sino que ha sido el Universo (Dios... el fabricante y conductor del gran computer del universo... el Ahí) quien a traves de la formas concretas que produce en nuestro entorno con el manejo detallado de las circunstancias en las que estamos y sin que nosotros seamos conscientes de ello a traves de nuestros sentidos a informado a nuestro cerebro para que este nos conduzca al alcance de las metas que deseamos.

A la ciencia que estudia este fenómeno y el modo como este actúa en nosotros le llamo la caratomía.

Supongamos que para el alcance de nuestras metas necesitamos adoptar un gato en nuestro hogar.

Nosotros sin embargo no somos conscientes de que eso, el tener un gato, sea un requisito para alcanzar nuestras metas.

Sin embargo el Universo, el gran computer en el que estamos (El que lo maneja,... Dios... el Ahí) sí que lo sabe, que necesitamos tener un gato para alcanzar nuestras metas, así que informa a nuestro cerebro de ello, para que nuestro cerebro nos conduzca a adoptar un gato.

¿Como informa el universo a nuestro cerebro acerca de la necesidad que tenemos de tener un gato?

Pues a traves de la caratomia.

Por ejemplo:

Un dia vamos andando por la acera de una avenida poblada con fordosos árboles y jardines a ambos lados.
En un momento de nuestra caminata pasamos por debajo de una gran masa verde formada entre las abundantes ramas de un gran arbol y los altos arbustos que sobresalen por encima de la verja de un jardin colindante.

En medio de esa gran acumulación de verde, hay una enorme cara de gato dibujada que se forma con el cruce de ramas, ramitas, hojas, claros y oscuros.

Es una cara perfecta, expresiva, incluso en 3D,... es decir, con 3 dimensiones, es casi una escultura, pero no la vemos, no somos conscientes de que alli, entre las hojas, hay dibujada, esculpida, la cara de un gato.
Así que en el curso de nuestro caminar agachamos un poco la cabeza para no tropezar con las ramas mas bajas de ese enorme follaje y pasamos por debajo de la cara de gato sin darnos cuenta de su presencia.
Pero aunque no hayamos sido conscientes de ello, es decir aunque no hayamos visto esa cara de gato que estaba en las hojas, sin embargo nuestros sentidos si que la han captado, y nuestro cerebro si que ha recibido esa imagen de la cara de gato, y la ha identificado como un gato.
Es decir que nuestro cerebro a recibido del Universo (... el Ahí) la información de que necesitamos tener un gato,... asi que el cerebro produce en en nosotros la idea de que estaría bien tener un gato, y pocos pasos despues de haber pasado por ese cúmulo de hojas y ramas que tenia la cara de un gato, aunque nosotros no la hallamos visto conscientemente,... sin embargo empezamos ha pensar en que estaría bien tener un gato,... y pocos pasos despues decidimos ir a la tienda de animales a comprar un gato que lo llevamos a casa felices por nuestra decision tomada.

A parte de eso nuestra meta a alcanzar era la de grabar profesionalmente nuestras composiciones musicales para poder vivir de ello.
Pero no teniamos ni la menor idea de cómo conseguir esa meta.

Así que una buena mañana soleada en la que nos hallamos trabajando en el jardin de nuestra casa pasa andando por la acera un individuo hacia el que se va nuestro gato para pedirle los tipicos mimos gatunos.
Ese señor se encariña con el gato y le responde con una sonrisa obsequiandole con las caricias que este le demanda.
Nuestro gato a encontrado un buen amigo al cual terminamos conociendo e invitandole a tomar algo en nuestra casa.
Hablando con él nos enteramos de que es el dueño de una gran empresa productora de musica.
Así que nos ofrece un buen contrato para grabar y promocionar nuestra música.
Cuando se va nuestro especial invitado, saltamos de alegria, y no podemos comprender como hemos podido alcanzar nuestra meta de un modo tan aparentemente casual, mágico y sorprendente.
Pero es el Universo (el gran computer,... Dios,... el Ahí) el que nos ha conducido a alcanzar la meta deseada por nosotros (por nuestro corazón, nuestras emociones...) a traves de la caratomía.

 
Fernando Ortolá

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Conclusiones y opiniones de los lectores: