miércoles, 27 de marzo de 2013

¡Responde una pregunta y recibe una invitación para la super fiesta!


En un periodo de mi vida sentí como muchos que en el mundo había un mal y que debía de hacer todo lo posible por eliminar ese mal.

El tiempo me ha ido mostrando el gran error de querer ir a combatir y a eliminar  a ese supuesto mal u oscuridad que acosa al mundo.

Llegando a darme cuenta de que ese supuesto mal u oscuridad del mundo en realidad no existe, sino que lo creamos nosotros mismos con el mismo miedo que tenemos hacia esa supuesta oscuridad que no existe,...un miedo que nos lleva a luchar contra algo inexistente...haciendo que finalmente seamos nosotros mismos quienes con nuestro miedo fabriquemos una oscuridad que antes no existia.

Dicho así da hasta risa.

¿Cómo es posible que tengamos miedo a una oscuridad que no existe y que con ese miedo nosotros mismos fabriquemos esa oscuridad que antes no existia?

Absurdo...¿No...?

Esta misma meditación en este tema de la supuesta oscuridad del mundo me llevo a comprender tambien que ese supuesto mal u oscuridad del mundo en realidad no estaba en el mundo, sino que estaba dentro de mi,... en mis propios miedos.

Así que vi que no debia de ir a luchar contra el mal del mundo, sino que debia de luchar contra el miedo que habia dentro de mi.

Luego viene la consecuente pregunta:

¿Cómo hago eso?

¿Cómo venzo los miedos que hay dentro de mí para que estos dejen de fabricar oscuridad a mi alrededor?

Meditando y pensando en ello descubrí que en realidad, si que puedo observar que la oscuridad no está en el exterior sino en mi interior,... y eso significa que de algún modo, al observarla, es porque me hallo en un lugar aún mas profundo del lugar en donde se halla esa oscuridad de mis miedos, pues si no fuese así no la podría observar. Por lo cual esa oscuridad llamada interior (los miedos) en realidad tambien se halla en un plano externo a mí.

De lo cual vinieron nuevas preguntas:

¿Cual es mi error entonces?

¿Por qué produzco ese miedo externo a mi que luego produce esa oscuridad aún mas externa?

Pues si no pùedo luchar en contra de la oscuridad... porque en realidad no existe y si lucho en contra de ella entonces la fabrico yo mismo... y en realidad tampoco puedo luchar en contra del miedo que produce a la oscuridad... porque el miedo tambien es otra forma de oscuridad externa a mi y si lucho en contra del miedo en vez de eliminarlo lo estoy alimentando.... entonces... ¡¿Qué hago!?... ¡¿Cómo soluciono la cosa!?

Me di cuenta de que todo lo que hacia era preguntarme a mi mismo acerca de porqué hago esto o porqué hago lo otro,... y que en realidad no me preguntaba nunca porqué no hago esto o porqué no hago lo otro.

Es decir que me preguntaba qué es lo que hago, pero no me preguntaba acerca de qué es lo qué no hago.

Así que aqui está la siguiente gran pregunta:

¿El mal se produce debido a una acción que hago o debido a una acción que no hago?

Comprendí que el mal se producia no por una acción que hago sino por una acción que no hago?

Aunque... ¿Cuál es esa acción que no hago a causa de lo cual se produce el mal u oscuridad?

Me di cuenta de que la acción que no hago es ir a la luz,... por eso aparece la oscuridad... porqué no voy hacia la luz.

Es decir que comprendí que para que la oscuridad, o la alucinación de algo oscuro creada por mi... desaparezca... para eso, no debo de ir a luchar en contra de esa oscuridad... pues así aún hago la oscuridad más grande.... sino que simplemente debo de ir hacia la luz.

Aunque si en ese momento me preguntan:

¿A donde vas?

y les respondo

¡Voy a la luz!

Y me veulven a preguntar:

¿Para qué vas a la luz?

y les respondo:

¿Para vencer la oscuridad?

Con esta respuesta he vuelto a cometer el error de luchar en contra de la oscuridad.

Con todo ello me he dado cuenta de que tampoco debo de ir hacia la luz con el objeto de vencer a la oscuridad,... sino que debo de ir hacia la luz tan solo con el objeto de que me gusta la luz y de que quiero disfrutar de ella.

La luz por si sola ya elimina a la oscuridad totalmente, tal como hace siempre.

Aunque tampoco es oportuno pensar que la luz es la que va a eliminar a la oscuridad cuando yo ande hacia la luz,... pues así, muy sutilmente vuelvo a luchar en contra de una oscuridad inexistente y la vuelvo a crear yo mismo.

Por lo que que simplemente hay que ir hacia la luz, sin más, porque la luz te gusta, a disfrutar de la luz.

De este modo, al estar en la luz ya no piensas en oscuridades inexistentes que tu mismo creas con tu propio miedo.

Pero... estos terminos de luz y oscuridad son buenos para comprender todo esto,... pero... se quedan un poco abstracto y ambiguos.

¿Qué es la luz y cómo voy hacia la luz?

La luz es aquello que de verdad te gusta.

Aunque de verdad es de verdad.

Quiero decir con ello que para saber lo que de verdad nos gusta primero hemos de encontrar a nuestro profundo, autentico y verdadero paladar.

Nuestro verdadero deseo o paladar interno quiere amar y compartir de igual a igual con todos.

Tan solo lo sentiremos así si profundizamos en nosotros mismos y en nuestro verdadero deseo y paladar profundo e interno.

Así que con ello vamos saliendo de la abstracticidad del concepo dual de la luz y la oscuridad y alcanzando las formas mas concretas.

La luz es lo que de verdad nos gusta, que es amar a los demás y compartir con todos de igual a igual.

Entonces... ¿Qué es la oscuridad?

Si la luz es la armonia con los demás entonces la oscuridad es lo contrario, la desarmonia con los demás.

¿Qué es la desarmonia con los demás?

Si la luz es el compartir de igual a igual con los demás, la desarmonia es el no compartir de igual a igual con los demás

¿Qué es el no compartir de igual a igual con los demás?

Pues es el que unos tengan mas que otros que sufren por no tener lo que los primeros tienen en exceso.

¿El desequiloibrio entre ricos y pobres?

Exacto,... esa es la oscuridad,... ese desequilibrio entre ricos y pobres.

Pero... ¿Si dices que la oscuridad no existe... y el desequilibrio entre ricos y pobres es la oscuridad....entonces... el desequilibrio entre ricos y pobres en realidad no existe.

No, en realidad y visto desde un punto de vista real y profundo... no existe el desequilibrio entre ricos y pobres,... pues quien es rico en la materia es pobre en el espiritu y viceversa... quien es rico en el espiritu es pobre en la materia.

Esto es siempre así... y todos sufren siempre igual tanto los pobres de espiritu como los pobres de materia. No hay manera de disfrutar dentro de ese desequilibrio.... ni siquiera cuando te hallas en la posición de ser rico en la materia,... tampoco se disfruta así,... debido a la pobreza interior.

Esto se debe a que todos los seres vivos de este universo hemos sido creados solo por el amor y para el amor,... es decir, como piezas compaginables que tan solo son felices y se sienten de verdad bien cuando se aman, es decir, cuando nos amamos y compartimos entre nosotros de igual a igual.

Asi que por eso cuando eres tú mismo de verdad al mismo tiempo estas siendo tal como el universo (o creador...) te ha hecho,... es decir que deseas amar y compartir con los demás de igual a igual.

Ese deseo de amor con los demas y de compartir de igual a igual con todos es lo que siempre quiere nuestro verdadero y profundo paladar.

Ese deseo y paladar interior de amor y de armonia con todos... no nos lo tienen que inculcar... o transmitir... convenciendonos de que debemos de ser así,... sino que es un deseo y paladar que ya  tenemos dentro de nosotros,... de forma natural.
Pues hemos nacido con ese deseo y paladar dentro de nosotros. Hasta el punto en el que ese deseo y paladar es nuestra propia vida.

Asi que si la oscuridad es la desarmonia con los demás y la luz es la armonia con los demás,... y en el mundo vemos que hay desarmonia con los demás,... ¿Cómo se puede decir entonces que la oscuridad no existe? Pues la desarmonia con los demas es real en algunos sectores de la sociedad.

Si, esa oscuridad existe. Aunque en un principio no existia y la hemos creado con nuestro propio miedo.

¿Como hemos creado con nuestro propio miedo a la oscuridad o desarmonia con los demás?

Pensando por error que existe gente mala (oscuros...) y que debemos de ir a luchar en contra de ellos y eliminarlos para así eliminar el mal.
Aqui está de nuevo el gran error,... pues no exiten los malos,... ya que todos estamos hechos por el amor (creador...universo) y para el amor.
Por lo que cuando luchamos contra la gente que consideramos malos en realidad nosotros mismos hacemos que esas personas se transformen en malas para nosotros y que finalmente nos ataquen y repriman.

¿Cómo hacer entonces para no crear nosotros mismos a las personas oscuras que nos atacan y reprimen?

Para ello no hay que considerarlas malas ni luchar contra ellas para eliminarlas,... pues de este modo nosotros las transformamos en malas y provocamos que nos ataquen.
Es decir, que en vez de atacar a los supuestos malos hay que perder el miedo, confiar en el amor y empezar a amar y compartir de igual a igual con los demás según la posibilidad que siempre se nos ofrece ante nosotros para ello, para poder amar y compartir con las personas que tenemos proximas a nosotros.

O sea, que en vez de ir a atacar a esos supuestos malos y causantes del mal hay que guardar todas esas energias para ir a amar a los que tenemos proximos a nosotros y a compartir con ellos de igual a igual.

Diciendolo de un modo mas directo: que no hay que vivir y hacer las cosas por miedo y odio sino vivir y hacer las cosas por confianza y amor.

De este modo se terminarán todos nuestros problemas, porque perderemos el miedo, y sin el miedo ya no produciremos nosotros mismos la oscuridad, el mal,... los enemigos.

¿Cómo empezar a amar y a compartir de igual a igual con todo el que tenemos próximo a nosotros?

Con las cosas pequeñas y cotidianas de la vida, con la gente con quienes nos relacionamos cada dia,... y con la gente nueva que vamos conociendo.
Hay que ir estrechando los lazos de amor con todos, hasta que toda la humanidad formemos una sola familia de paz, armonia y amor,... pues eso si que será realmente un goce maximo para el verdadero y profundo paladar de todos.

Ese es el caramelito que hay que perseguir.

La cenuitica, como ciencia autodidacta de la igualdad, ofrece modos libres y alternativos de practicar el intercambio igualitario con los demás,... como la practica de las esencias,... la cual se debe de realizar no para vencer la oscuridad,... sino por amor a la luz,... y a los demás,... por autentico deseo de goce y sana diversión,... como una fiesta, la fiesta de las esencias y del universo, que los humanos solemos celebrar siempre que nos damos cuenta de quienes somos, y no pasará mucho tiempo hasta que nos volvamos a dar cuenta otra vez.

En realidad no hace falta decir que estais todos invitados, pues si faltase uno solo la fiesta no se podría celebrar.
Ya sabeis, pues lo teneis escrito dentro de vosotros.
Leer vuestro propio corazón y vereis lo mismo que yo veo, y recordarmelo cuando el cansancio haga que me olvide de mi mismo, igual como yo lo recuerdo ahora a quien mis palabras le puedan ayudar.

Estamos a punto de ver de nuevo la gran fiesta universal de la que un día descendimos y caimos en un dulce sueño del que estamos apunto de despertar.

Preparemos el terreno para la gran fiesta de la humanidad.

Esa es la propuesta cenuitica, para compartir el disfrute pleno de nuestras vidas, de nuestro mundo y de nuestro universo.

Un abrazo

Fernando Ortolá

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Conclusiones y opiniones de los lectores: